A la hora de hablar de ciberseguridad existen dos equipos que velan por la protección de las organizaciones. Son los denominados Red Team, o equipo rojo, y Blue Team, o equipo azul.

Unos términos que están ganando popularidad debido al crecimiento exponencial de los ciberataques en los últimos años. Pero ¿qué son exactamente el Red Team y el Blue Team? ¿Qué funciones tiene cada uno de ellos? Y ¿cómo pueden beneficiar a la seguridad de una empresa?

 

Red Team: los hackers buenos

Una buena ciberseguridad en una empresa no puede basarse sólo en la reacción a cualquier tipo de ataque. La proactividad y la monitorización de amenazas y riesgos potenciales debe formar parte de la estrategia de seguridad. Y ahí es donde, precisamente, en Red Team entra en juego.

Esencialmente, los integrantes de un Red Team actúan como hackers en un ataque real. Utilizan sus mismas herramientas, buscando las vulnerabilidades de seguridad de los sistemas para detectarlas.

El trabajo del Red Team tiene un valor incalculable y resulta muy beneficioso para las organizaciones. No sólo permite detectar los puntos críticos y saber cómo pueden ser explotados en un ataque. También ayuda a medir la capacidad de detección de esos riesgos que existen y, lo más importante, la capacidad de respuesta a posibles ataques. Algo que puede ser esencial llegado el momento y determinar el grado de vulnerabilidad de una compañía.

Blue Team: la mejor protección a nivel interno

Si el Red Team representa la ofensa, el Blue Team por su parte toma la figura de la defensa. Los integrantes del Blue Team son el propio equipo de seguridad de la compañía.

Ellos realizan todas las tareas de evaluación de posibles amenazas, de monitorización de los sistemas, de análisis de patrones y comportamientos sospechosos, de mejora continuada de la seguridad y de creación de planes de actuación a seguir para minimizar los riesgos en un ataque.

Todo esto convierte al Blue Team en la primera línea de defensa en la ciberseguridad de una organización. Sin embargo, por sí mismo, el equipo azul sólo reacciona a un evento que sucede en el presente o ha sucedido en el pasado. Y el análisis de los sistemas de defensa y la verificación de su efectividad sólo representan una pequeña parte en un ciberataque.

Red Team y Blue TeamDiferentes pero complementarios

A veces a la mejor defensa es un buen ataque. Por eso la capacidad de reacción del Blue Team

Junto con la proactividad del Red Team hacen de la combinación de ambos equipos el tándem perfecto para mejorar la seguridad de una organización.

Una simulación conjunta funciona a modo de entrenamiento de las capacidades del equipo azul. Ayudándoles a encontrar fallos de seguridad y vías de ataque que podrían hacer pasado desapercibidos, a detectar riesgos potenciales y, también, a mejorar sus tiempos de respuesta.

Además, estas simulaciones generan datos vitales para la organización que analizados en profundidad mostrarán el estado real de la ciberseguridad del sistema de una empresa. Y proporcionarán información sobre cómo mejorarla ante cualquier tipo de ataque.

 

Por muy diferentes que sean, el Red Team y el Blue Team actúan complementariamente. Nutriéndose el uno del otro con el objetivo de proteger a una organización. En Global Technology contamos con excelentes profesionales que integran ambos equipos, así como especialistas híbridos. Todo con el objetivo de ayudar a detectar y corregir posibles deficiencias en los sistemas y aumentar las capacidades de los equipos de ciberseguridad ya instaurados. Descubre más sobre como pueden ayudarte en nuestra página web.

NOTA: Hemos recopilado toda la información de forma más visual con los puntos más importantes en nuestra nueva infografía.